Autos clásicos

Clásicos: Lamborghini Miura

Es considerado uno de los primeros superdeportivos y uno de los autos más lindos de la historia.

Clásicos: Lamborghini Miura

El Miura fue el primer auto de serie en tener el motor en posición central transversal posterior, disposición que permitía tener una magnífica estabilidad. Esta ubicación del motor era muy utilizada por la firma Ferrari, pero hasta ese momento, sólo se aplicaba a vehículos de competición. Lamborghini se animó y colocó en el Miura, un doce cilindros en V a 60º de 3.929cc, que entregaba nada menos que 350 caballos a las ruedas traseras, y le permitían llegar hasta los 270 km/h.

Otros adelantos técnicos del nuevo Lamborghini incluían caja de cambios de cinco marchas con un cárter de aceite común para el motor y la transmisión, la misma solución adoptada por Alec Issigonis para su BMC Mini. La carrocería fue firmada por el estudio italiano Bertone, pero fue creada por Marcello Gandini.

Esta verdadera maravilla mecánica y de estilo, fue presentada en el Salón de Turín de 1965, causando una gran expectación y revuelo. Las bellas y fluidas líneas del Miura se caracterizaban por una luneta trasera protegida por láminas de plástico negro tipo persiana y un capó trasero en cuña, que se abría completamente permitiendo una gran accesibilidad al corazón del auto. Sus faros delanteros redondos e inclinados con embellecedores negros a su alrededor, le aportaban una innegable personalidad.

Como Ferruccio Lamborghini era un apasionado por los toros y además había nacido bajo el signo de tauro, no vio mejor representación para sus autos que un toro, que por otra parte, se contraponía con la imagen del caballo de su archirrival Ferrari. Sus autos también llevaban nombres de ganaderías famosas, como el Miura, el primero de una larga lista que se extendió hasta los ´90.

En 1968 aparece en Miura S, con 370 caballos, discos de freno ventilados en las ruedas posteriores y detalles de acabado lujoso como así también, elementos de confort como levanta cristales eléctricos.

En 1971, Lamborghini fabricó un ejemplar del Miura con ciertas modificaciones, al que denominó Lamborghini Jota, que recibía esta denominación por el anexo “J” de la FIA. Eventualmente creado como una plataforma para probar nuevas ideas, muchas de ellas realmente extremas, el Jota pesaba sólo 880 kilos y era capaz de lograr prestaciones increíbles, alcanzando los 310 km/h de máxima y los 3.5 segundos para llegar de 0 a 100 km/h. Posteriormente, pero durante ese mismo año, saldría la versión Miura SV (por Spinto Veloce, cuya traducción significaría puesto a punto para velocidad), con el motor potenciado hasta los 385 caballos.

Como el único Jota construido fue desintegrado en un accidente, el entusiasmo entre importantes clientes de la marca llevó a Lamborghini a fabricar, por pedido, una pequeña serie con algunas de las especificaciones mecánicas y cosméticas del original. Así nació el Miura SVJ, del que fueron fabricadas sólo cinco unidades entre 1972 y 1973. Estaban equipados con un motor de 440 caballos, que le permitían alcanzar los 300 km/h y la carrocería contaba con faldones y salidas de aire laterales, además de unas burbujas acrílicas que rodeaban los faros delanteros.

En 1972, Lamborghini cesó la producción del Miura para hacer lugar a la del Countach, que incluso aún no estaba listo para ser ensamblado en serie. En total, 765 Miura fueron vendidos a lo largo de siete años de producción.

Gustavo Piersanti recomienda

¿Qué opinás? Contanos