Test drive

Prueba Exclusiva Audi A3 Sedán

Antes de su llegada al país nos subimos al sedán que peleará con el Mercedes CLA.

Prueba Exclusiva Audi A3 Sedán

El A3 es uno de los grandes aciertos de la firma de los cuatro aros, fue pionero en cuanto a hatchbacks medianos premium se refiere y fue tal su éxito desde su lanzamiento en 1996 que obligó a BMW y Mercedes-Benz a tomar en serio el segmento.

Actualmente, el Audi A3 se encuentra en su tercera generación, que emplea la innovadora arquitectura MQB de Grupo Volkswagen, al igual que otros vehículos como el nuevo SEAT León o el VW Golf VII que recientemente se empezó a fabricar en México.

Audi ha conseguido sorprendentes cifras de crecimiento en los últimos años, en gran medida gracias a la tremenda expansión de su gama de productos. La familia A3 siendo tan importante no podía quedar exenta de esta tendencia, por lo que además de las viejas conocidas variantes hatchback de tres, cinco puertas mejor conocida como Sportback y Cabrio, ahora se suma una de tres volúmenes, es decir sedán.

La llegada del A3 Sedán también obedece a la necesidad de la marca de tener un tres cuerpos más compacto, posición que originalmente le correspondía al A4 y que gracias a la tendencia de los autos de crecer cada vez que se renuevan dejó vacante. De hecho este nuevo A3 sedán es apenas 6 cm más corto que el A4 de primera generación.

 

Características técnicas y mecánicas

Compartiendo plataforma con el A3 hatchback el nuevo sedán puede utilizar la misma gama mecánica, en este caso probamos el nuevo cuatro cilindros de 1.8 litros con turbo e inyección directa que entrega 180 CV y 250 Nm de torque, acoplado a la transmisión de doble embrague y siete velocidades S-Tronic que envía la potencia al tren delantero. Adicionalmente, equipa el sistema Start & Stop, mientras que la dirección es de asistencia eléctrica.

 

Confort

Un dato importante es que el A3 Sedán no solo es la versión del modelo que ha ganado baúl, de sus 22 centímetros extra en el largo, 10 cm fueron para la distancia entre ejes y esa ganancia se emplea exclusivamente para las plazas posteriores. Los otros 12 cm restantes habilitan un espacio de carga de 425 litros. Dicho lo anterior, entendemos la razón de que atrás puedan viajar dos adultos de talla media sin ningún problema.

Como cabría esperar en un modelo de la marca, el equipamiento es bastante completo, destacando la pantalla retráctil de alta resolución que despliega información relativa al equipo de audio, Bluetooth, computadora y modos de conducción. El sistema se controla a través del MMI ubicado en la consola central.

Encontrar una posición cómoda resulta bastante fácil, gracias a la buena variedad de ajustes que ofrece el asiento, mientras que el volante también ofrece regulaciones de altura y profundidad.  Evidentemente y como ya nos tiene acostumbrados la marca, la calidad de materiales y ensamble es excelente.

 

Comportamiento dinámico

Tras el volante, el A3 Sedán se muestra como un vehículo que transmite seguridad, se planta bien en el asfalto e incluso a ritmos alegres se comporta noble y predecible. Gracias al Audi Drive Select que ofrece diferentes modos de conducción; en modo Efficiency es un vehículo dócil y cuidadoso del rendimiento de combustible, que efectúa los cambios a bajo régimen, por debajo de las 2.000 vueltas y cuando entramos a una pendiente, si soltamos el pedal de acelerador la transmisión se desacopla para ahorrar un poco más.

En el modo Dynamic, el A3 luce como un vehículo ágil y rápido, que sube de vueltas con mucha facilidad y estira el motor hasta la zona roja del tacómetro. Aquí la dirección se endurece un poco, el pedal de acelerador responde a la primera insinuación y la transmisión mantiene una relación en el rango medio de giro para tener todo el torque disponible en cuanto sea necesario. A diferencia del modo Efficiency, cuando llegamos a una pendiente y soltamos el acelerador, la caja hace un cambio descendente de inmediato a efecto de salir disparados una vez que volvamos a hundir el pie en el acelerador.

 

Conclusiones

No cabe duda que el A3 Sedán será un producto exitoso para la firma, en términos generales lo podemos calificar como equilibrado. Las dimensiones también lo hacen apetecible a un buen número de compradores que ven al A4 como un vehículo ya muy grande y orientado a consumidores más maduros.

En realidad no tiene muchos competidores directos, de hecho quizá el único es el Mercedes–Benz CLA, que también es de tracción delantera y de dimensiones similares, aunque con un rango de precios sustancialmente más elevado.

Rubén Hoyo, Fotos: Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinás? Contanos