Novedades

¿Será híbrido el próximo Bugatti Veyron?

El sucesor del modelo que cambió la cara de los hiperdeportivos tendrá que adaptarse a la fiebre híbrida.

¿Será híbrido el próximo Bugatti Veyron?

El Bugatti Veyron tiene una historia muy interesante, primero nos sorprendió el regreso a la vida de la marca bajo el control del Grupo VW. Después nos volvió a sorprender la idea de un bólido con 1.000 CV y acto seguido todos nos reímos de los dolores de cabeza que le estaba dando a la marca poder materializar ese hiperdeportivo, plagado de problemas por su exuberancia de potencia.

Finalmente Bugatti logró materializar su sueño con el Veyron, y la sorpresa fue definitiva, 16 cilindros en W, 8.0 litros, 4 turbos, 1.000 CV (luego más en las versiones Super y Grand Sport), un 0 a 100 km/h menor a 3 segundos y más de 400 km/h de velocidad máxima.

El derrotero del Veyron reescribió la historia de los hiperdeportivos, desde la F40 hasta la Enzo pasando por el McLaren F1, sin embargo, durante su vida surgió una nueva camada de naves espaciales con mecánicas híbridas y casi la misma potencia que el Bugatti, pero mucho menos peso final. Así, ya se comenta que el sucesor del Veyron migrará hacia esa tecnología, pero ¿cómo?

El primer problema que deberá enfrentar Bugatti es el peso, ya que el Veyron nació “gordito” y agregarle un motor eléctrico y baterías solo empeoraría las cosas. Las ideas para mantener una potencia superior a los rivales sin seguir escalando en la báscula se centrarían en electrificar los turbos, tal y como sucede en la F1 2014. Ya sabemos que Mercedes, Ferrari y Audi quieren utilizar sistemas similares en sus modelos de producción, así que la casa de los anillos, también propiedad de VW, podría hacer un gran aporte en su desarrollo.

Los turbos electrificados tienen un motor que les provee impulso a bajas rpm evitando el famoso turbolag o demora en la entrada en acción de la turbina. Además, estos turbos recargan electricidad aprovechando los gases de escape durante las fases de desaceleración y frenado. Así se gana eficiencia por dos frentes, en el rendimiento del motor y en la recuperación de energía.

Por ahora quedan 20 “Veyrones” disponibles y la cuenta regresiva podría concluir antes de fin de año. ¿Cómo será su reemplazo? Bueno, ya podemos irnos dando una idea.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos