Tecnología

5 razones por las que tu auto puede oler a combustible

Te damos todos los detalles de este problema frecuente.

5 razones por las que tu auto puede oler a combustible

El olor a combustible en tu auto puede ser un problema muy grave y peligroso a la vez, es una evidente señal de que algo anda mal y seguramente se trate de una fuga por lo que no debes dejarlo pasar y revisarlo de inmediato, ya que si la filtración está cerca del motor o el escape, se podría iniciar un incendio y dañar seriamente tu vehículo o causarle daños a tu integridad física.

A continuación te damos las 5 razones más comunes por las que tu vehículo desprende olor a combustible:

 

1. Fuga en el inyector

Es muy raro que un inyector tenga una filtración, más bien el problema podría estar en la goma con forma de anillo o en el sello. Con respecto al primero se encuentra en la parte alta del inyector y el segundo en la parte baja del mismo, ambos con el tiempo se secan, se cristalizan y se rompen, permitiendo con ello que se filtre combustible. Lo que se debe hacer aquí es reemplazar ambas piezas para detener el derrame.

Para saber si el problema está en el inyector, prendé tu auto y observá con atención el riel de los inyectores, si hay una fuga, seguramente la olerás e incluso estará húmedo.

 

 

2. Filtración en el tanque

Este problema quizá es el más frecuente de todos, son muchas las razones, puede ser que el tanque esté roto o percudido por el tiempo. Si éste tiene una fuga, normalmente deja una mancha en el pavimento donde tu auto esté estacionado. Esto puede llegar a ser muy peligroso si una persona fuma y arroja la colilla al terminar, al hacer contacto con la marca de combustible, esto podría causar un incendio grave.

Para ver si el problema está ahí, simplemente asomate debajo del auto y ubicá gotas de combustible o manchas en el tanque. No obstante, puede ser que la falla esté en la parte alta del tanque, esto es causado por la humedad y suciedad que se queda atrapada en la parte superior y muy raramente se seca, ocasionando que el tanque se pudra y gotee.  Si tenes una falla en el tanque, lo más recomendable es cambiarlo en lugar de repararlo, ya que muchas veces no queda del todo bien.

 

 

3. Fuga en las mangueras del combustible

Los tubos del combustible normalmente viajan por debajo del vehículo, del tanque al motor y es muy común tener alguna manguera rota o deteroriada porque no hay mucha protección para las mismas contra la suciedad y otros elementos del camino. Asimismo, hay líneas de combustible hechas de goma que pueden tener una filtración, éstas por el tiempo pueden romperse o haberse dañado por alguien al momento de hacer alguna reparación.

Cualquier vehículo que sea de inyección, tiene líneas de combustible de alta presión. Ésta puede ir desde 35 psi hasta 60 psi, si llegara haber un manguera débil o mal ajustada, el combustible se esparcirá como spray causando una neblina o vapor, lo cual es muy peligroso, especialmente si está cerca del motor o el escape. Si el tubo está creando una neblina, el olor a combustible será muy fuerte.

Si sospechas que la fuga está en la manguera de combustible síguela desde el tanque al motor, si el vehículo es de inyección es muy probable que esté goteando.

 

 

4. Problema en filtro de carbón activo

Esta pieza es un depósito de plástico que contiene carbón y sirve para purgar los excesivos vapores de combustible que provienen del tanque, con esto se reducen las emisiones antes de ser enviadas a la atmósfera.

Si el filtro está roto o goteando a través de una junta o sello, podría oler a combustible y seguramente la luz de check engine se encenderá en el tablero. Lo más recomendable aquí es ir con el mecánico y escanear el auto para verificar si hay un problema con esta pieza.

Si querés hacer una revisión visual, podes ubicar el filtro en el área frontal del auto si ya tiene algunos años, pero si es más reciente, podrás encontrarlo cerca del tanque de combustible.

 

 

5. Problema con la tapa de combustible

Puede sonar obvio, pero un tapón de combustible mal cerrado, roto  o inexistente, puede provocar que haya un fuerte olor. Incluso en vehículos nuevos, una falla en esta pieza del auto también puede ocasionar que la luz de check engine se prenda. Los tanques de combustible en autos recientes son colocados al vacío y probados contra fugas, tu auto realiza una prueba similar para revisar si hay una filtración en el sistema de combustible. Si la revisión de vacío falla, el indicador de check engine se encenderá. Aquí lo más recomendable es cambiar la tapón de combustible o ir con tu mecánico para verificar que ese sea el problema. 

 

Por último, te vas a dar cuenta del olor a combustible en tu auto gracias al sistema de ventilación del mismo, ya que la toma de aire fresco normalmente se ubica cerca del motor. Esto es bueno porque te ayudará detectar que hay un problema; no obstante, te recomendamos bloquearlo para que no lo respires, ya que si lo hacés por un periodo extenso puede causarte náuseas y un fuerte dolor de cabeza.

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinás? Contanos