Novedades

Ford apuesta por los autos ecológicos y autónomos

La compañía estadounidense proyecta más de una docena de nuevos vehículos híbridos y eléctricos, conocelos.

Ford apuesta por los autos ecológicos y autónomos

La firma busca incorporar 13 nuevos vehículos eléctricos o hibrídos para lo que realizará una inversión de USD 4.500 millones en los próximos cinco años. A continuación, un breve repaso de algunos de los vehículos planificados.

Un nuevo SUV pequeño eléctrico: Este modelo saldrá de las líneas de producción de Flat Rock en 2020 y será comercializado en Norteamérica, Europa y Asia. Tendrá una autonomía de al menos 482 km/h 

Un vehículo híbrido y autónomo de alto volumen: De uso comercial para viajes compartidos o por demanda que será producido en la planta de Michigan a partir de 2021.

Ford F-150 Hybrid: La variante de esta pick-up se construirá en la planta de camiones de Ford en Dearborn y se comercializará en Norteamérica y Medio Oriente a partir del 2020. Ofrecerá una poderosa capacidad de remolque y carga, y será operada como un generador móvil.

Ford Mustang Hybrid: Esta versión del icónico muscle car ofrecerá una potencia equiparable con la del V8 y aún más torque. En principio estará disponible para Norteamérica y será construida en la planta de Flat Rock en 2020.

Ford Transit Custom Híbrida plug-in: Estará disponible en el continente europeo para 2019.

Dos nuevas patrullas de policía híbridas: Serán aptas para persecuciones, y serán construidas en Illinois, mientras que se le agregará equipamiento policial en el centro de modificaciones de vehículos exclusivos de Ford en Chicago.

Adicionalmente, la línea de utilitarios será la primera de modelos híbridos potenciados por motores EcoBoost en lugar de por un motor aspirado, buscando mejorar el desempeño y el consumo de combustible.

También Ford está planeando lanzar un vehículo totalmente autónomo en el 2021 y su equipo de soluciones para la ciudad planea a largo plazo drones que desempeñen diversos roles como encuestar y mapear las zonas más afectadas por terremotos, tsunamis u otros desastres importantes; sistemas operativos avanzados de transporte, que integren los datos de todos los aspectos del ecosistema, desde vehículos hasta infraestructura; implementar a gran escala tecnologías avanzadas para la gestión flexible del tráfico, reduciendo las emisiones y los accidentes de tráfico a un nivel mínimo; y por último convertir rutas, calles y autopistas en espacios verdes y parques.

Miriam Santillán recomienda

¿Qué opinás? Contanos