Autoshows

Skoda Kamiq, nadie se queda afuera en el mercado chino

La marca checa presenta un modelo pensado exclusivamente para el Gigante Asiático.

Skoda Kamiq, nadie se queda afuera en el mercado chino

El mercado de las SUVs es tan brutalmente grande en China, que todas las marcas comienzan a desarrollar productos específicos para ese segmento. Skoda, entonces, no es la excepción, considerando que el Reino del Medio es el principal mercado mundial para la marca del Grupo Volkswagen, donde comercializó más de 325.000 autos en 2017.

En el Salón de Pekín, Skoda presenta el Kamiq, una SUV que se instalará en la parte baja de la gama, incluso por debajo del Karoq, para reemplazar el actual Yeti, que está llegando a su ciclo final. El Kamiq se une así al Kodiaq y al Karoq en esta tradición de nombres que empiezan con K y terminan con Q. Al igual que el de sus hermanos, su nombre fue tomado de la naturaleza de Alaska, en este caso, de un islote ubicado en el Estrecho de Bering.

El modelo mantiene el mismo lenguaje de diseño de las SUVs de la marca, aunque en un formato más compacto. Se destaca el frontal con la parrilla unida a los faros, con el logo encima, las marcadas nervaduras laterales y sus gruesos volumenes. El interior es también típico de Skoda, con un sistema multimedia de 8", que incluye mandos por voz desarrollado por iFLYTEK, que reconocen dialectos chinos. Apple CarPlay, Baidu Carlife y Mirror Link también están disponibles.

Por ahora no se han liberado las especificaciones completas, pero se sabe que utilizará la plataforma PQ exclusiva para algunos modelos chinos (Rapid, Fabia), en lugar de la modular MQB con que se fabrican varios modelos del Grupo VW. Asimismo, usará un motor 1.5L de 110 CV y 150 Nm, acoplado a una caja automática de sexta.

El Skoda Kamiq sólo se venderá en China, al menos por un tiempo. La marca checa confirmó que su futura SUV compacta será la versión de producción del Vision X presentado hace un tiempo en Ginebra, aunque no se descarta que se vea parecido y se llame igual. La diferencia fundamental es que el modelo europeo sí usará la base MQB y permitirá montar un tren motriz híbrido.

 

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinás? Contanos