Automovilismo

Porsche 911 RSR, el mejor exponente de competición

Supera a todos los nueve-once en la pista gracias a su ligereza y su resistencia.

Porsche 911 RSR, el mejor exponente de competición

Al día de hoy, el Porsche 911 RSR es el nueve-once más rápido de la historia si de pistas se trata. Si bien no es el más potente (es el 911 GT2 RS) ni el más rápido en línea recta (el 935 con 367 km/h), en el circuito supera con claridad a todos sus "hermanos", presentes y pasados, venciéndolos en una carrera de una vuelta.

Con el 85% del bastidor de un Porsche 911 de calle, el RSR explota al máximo el reglamento del LMGTE y ha evolucionado en la mayoría de sus componentes para lograr la máxima eficacia en pista. Todo este trabajo de Porsche Motorsport en el 911 más rápido de todos los tiempos queda comprobado en algunos datos contundentes.

Gracias a la tecnología de materiales desarrollada, el 911 RSR cuenta con una base muy ligera. Esto le da libertad a los ingenieros para colocar lastres en el lugar elegido para modificar el reparto de pesos y el centro de gravedad. En esta edición de Le Mans, el 911 RSR tiene marcado un peso mínimo de 1.242 kg en la categoría LMGTE Pro. Como referencia, un Porsche 911 GT2 RS de calle pesa 1.470 kg.

Los ingenieros de Porsche reubicaron el motor, situándolo por delante del eje trasero, con lo que se consigue más espacio para los elementos aerodinámicos. Se destacan el enorme difusor y el spoiler, derivado directamente del empleado en el prototipo LMP1. Este alerón trasero derivado del 911 GT2 RS genera 340 kg de carga aerodinámica a 340 km/h, que aumentan a 450 kg con la configuración "racing". En el RSR esta cifra aumenta considerablemente.

El 911 RSR emplea el bóxer de seis cilindros atmosférico más avanzado y eficiente de la historia de la marca. Con un nuevo diseño ultramoderno y ligero creado en 2017, este bloque cuenta con inyección directa y una distribución rígida de las válvulas. Los ingenieros eligieron esta configuración porque pesa hasta 40 kg menos que un motor turbo y tiene menos componentes susceptibles de sufrir problemas en una carrera de resistencia.

Con una cilindrada de 4.0 L, este bloque alcanza los 510 CV y podría incrementarse notablemente si no tuviera limitada la admisión. Respecto a la caja secuencial, esta ha sido diseñada específicamente para el nuevo motor bóxer. Al partir de cero, se aplicaron los últimos avances en construcción ligera, reduciendo el número de piezas y utilizando magnesio para la cubierta de la caja de cambios.

Otro apartado que ha sido diseñado desde cero en el actual 911 RSR son las suspensiones. Con la nueva disposición mecánica y la mejorada carga aerodinámica, es menor y más equilibrado el desgaste de gomas. Esto da la posibilidad de mantener un ritmo elevado en los relevos largos y reducir el número de cambios de cubiertas.

Para aprovecharlo al máximo se ha creado un tren delantero muy ancho, con suspensiones de doble triángulo, esquema que también se aplica en el eje trasero. Ambos ejes cuentan con amortiguadores de cuatro vías y estabilizadoras ajustables. Por su parte, La frenada se asegura con discos de 390 mm, con conductos de ventilación directos y potentes pinzas de seis pistones en el tren delantero, mientras que en el trasero se usan discos ventilados de 355 mm y pinzas de cuatro pistones.

De este 911 RSR también se destaca el volante multifuncional de fibra de carbono con unas pantallas que aportan toda clase de información al piloto, un sistema de asistencia con cámara trasera y radar anticolisión.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos