Novedades

130 años de Michelin: Una historia de éxitos

La compañía francesa superó dos Guerras Mundiales y legó grandes inventos a la industria.

130 años de Michelin: Una historia de éxitos

En 2019, Michelin tiene motivos para celbrar. La marca francesa celebra este año su 130 aniversario, desde que en 1889 los hermanos André y Édouard Michelin heredaron el pequeño taller de su abuelo en la ciudad de Clermont-Ferrand, Francia. Este establecimiento estaba dedicado a realizar reparaciones a herramientas agrícolas y neumáticos de bicicletas.

Consientes de lo complicado que resultaba reparar y cambiar una rueda de bicicleta, André y Édouard tuvieron en mente desarrollar un neumático que cualquier persona pudiera reemplazar. A los dos años del nacimiento de esta idea, los hermanos lograron desarrollar su primea innovación: la primera llanta bicicleta desmontable.

Gracias a su diseño, además de ser más resistente, este neumático podía ser cambiado en solo media hora y no requería de un especialista para su montaje y desmontaje. Este gran invento obtuvo su reconocimiento mundial cuando el ciclista Charles Terront, el único de 200 participantes que utilizaba los nuevos neumáticos Michelin, ganó la carrera Paris-Brest-Paris en 1891. Un año después, más de 10.000 ciclistas usaron los neumáticos Michelin.

La llegada del auto

Tras este éxito en el mundo de las bicicletas, los hermanos Michelin decidieron dar otro gran paso. Con la creación del auto, no dudaron en desarrollar ruedas para el nuevo medio de transporte que transformaría a la humanidad. Al igual que sucedió con las ruedas de bici, el fabricante francés diseñó un neumático sumamente resistente.

Para esta llanta de caucho, la prueba de fuego fue la carrera París-Burdeos-París en 1895. Aunque el vehículo que portó las ruedas Michelin no ganó la carrera al quedar en noveno lugar, sirvió para confirmar que su invento debía ser implementado en los autos que se comercializaban en aquella época.

Iniciando el siglo XX, Michelin expandió su gama de productos con el desarrollo del montado “en gemelo” que permitió el desarrollo de los primeros vehículos pesados. Después de ello, en 1914 la empresa propuso al gobierno francés la construcción de aviones, ofreciendo un centenar de forma gratuita y construyendo casi 1.900 unidades para la Primera Guerra Mundial. Además de esto, Michelin hizo la primera pista de cemento para que los aviones pudieran despegar y aterrizar de manera más fácil.

Tras la incursión en la aeronáutica, en 1923 Michelin evolucionó una vez más en el mundo de los neumáticos con la creación y producción del primer neumático “confort”, apto de resistir  15.000 kilómetros sin ser cambiado. No contentos con esta tecnología, los ingenieros de Michelin crearon el neumático “Super Confort” (30.000 km), el neumático “Super Conforto Stop” que gracias a sus ranuras de adherencia redujo el riesgo de patinar en superficies mojadas, y el neumático “Piloto” con un perfil más alto, proporcionando mayor grip incluso a altas velocidades.

Párate y regreso

Desgraciadamente, esta constante creación de innovaciones por parte de Michelin fue detenida con la Segunda Guerra Mundial. Dada la falta de materias primas, la empresa se dedicó a la investigación de productos sustitutos y al mismo tiempo, a la fabricación de artículos de primera necesidad. Aun así, con todo lo que significó el conflicto bélico, Michelin trabajó a escondidas en la investigación y desarrolló de un neumático que cambiara la industria.

Al término de la Guerra, Michelin sacó al mercado el neumático radial, que al día hoy es utilizado en los autos. Dotado de una tecnología superior a la de la competencia, éste rápidamente demostró un excelente desempeño gracias a su superficie que funciona independientemente de los costados y una lona-carcasa con cables de acero, dispuestos perpendicularmente en la banda de rodamiento.

Indudablemente, este invento, que revolucionó por completo la concepción técnica de los neumáticos por ofrecer comodidad, durabilidad y la alineación del vehículo en la carretera, permitió a la compañía consolidarse como empresa, a la vez que amplió mundialmente sus negocios.

Este importante descubrimiento, empleado por los demás fabricantes de neumáticos, hizo que Michelin sea una de las compañías lideres en la industria del auto. Hoy en día, tiene presencia comercial en más de 170 países, con 69 centros de producción y  tres centros tecnológicos.

 

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos