Industria

La industria automotriz argentina busca ser Política de Estado

Se presentó el Plan social y productivo 2030 que incluye proyecto de Ley Marco para que la industria automotriz sea definida como “estratégica” en la producción nacional.

La industria automotriz argentina busca ser Política de Estado

Luego de 11 meses de trabajo, donde participaron todos los actores de la cadena de valor, se presentó el Plan social y productivo 2030 para cuidar el empleo y definir a la industria como “estratégica” de la producción nacional estableciendo políticas de largo plazo y busca

¿Por qué es tan importante la industria automotriz para Argentina?

Si alguna vez te preguntaste por qué se protege e impulsa la industria automotriz nacional, tené en cuenta estos datos.

- En el período 2017 – 2020 el sector comprometió inversiones por más de 5.000 millones de dólares

- Incluye a 12 terminales, 1.300 autopartistas, más de 1000 concesionarios y 25.000 talleres

- En total se emplean 650 mil personas de manera directa e indirecta

- Argentina es el 4º productor mundial de pick-ups

- Es responsable del 35% de las exportaciones industriales (en 2018 fueron USD 8.714 millones)

- Su participación en el PBi industrial es del 6,6%

- Si no tuviéramos industria nacional, las importaciones para abastecer al parque darían un déficit de 16.000 millones de dólares.

¿Qué busca el plan?

La idea principal del Plan estratégico 2030 es impulsar una lay marco de la Industria que promueva el desarrollo de todas sus partes estableciéndola como:

- Sector estratégico para la producción argentina

- Generador de empleo calificado

- Modelo exportador especializado con productos de alto valor agregado

- Sector con intenso nivel de inversiones.

Para lograr estos objetivos, se busca actuar en todos los frentes, no solo incluyendo nuevas inversiones, pero también desarrollando PyMes autopartistas, una gestión integral del parque automotor interno (incluyendo Ley ambiental y de seguridad vial), y un fuerte trabajo en logística, infraestructura e inserción internacional.

Respecto de las inversiones, el plan es dar marcos estables de largo plazo que ofrezcan previsibilidad, incluyendo herramientas fiscales y crediticias. Además de orientar el flujo de capital hacia plataformas globales con escala mínima establecida, lo cual garantizaría producto y costos de exportación.

Dos puntos importantes son el desarrollo de competitividad tributaria, que por ejemplo nos coloca en desventaja con dos de nuestros principales competidores: Brasil y México, pero también se busca la creación del Instituto de Movilidad.

Instituto de Movilidad

Resumiendo a algunas de sus principales actividades, se ocuparía de crear un ecosistema de innovación que no solo ayudaría a mejorar la competitividad, sino con soluciones de ingeniería, avances como la inserción en la carrera de los modelos híbridos, eléctricos y autónomos, cubrir áreas de ensayos, capacitación, desarrollo de autopartes, y también a diversas ayudas financieras provenientes de impuestos y otros sectores.

Números buscados

Entre los objetivos buscados se encuentra lograr que la producción nacional pase de las 845.580 unidades de 2011 (que fue año récord) a 1.800.000 en 2030, número que supera la capacidad actual instalada en el país que es de 1,3 millones de unidades. Para eso la inversión debería pasar de los 5.000 millones de dólares en el período 2017 – 2020 a unos 12.000 millones entre 2028 y 2030.

En total se debería pasar de los 770.000 empleos (directos e indirectos) de 2011 a 1.3 millones con exportaciones creciendo de las 506.713 unidades de 2011 (11.960 millones de dólares) a 1.4 millones de unidades (46.000 millones de billetes verdes) en 2030. Los úlimos valores equivaldrían a aumentar la participación del PBi industrial del 6,6% actual a un 14%.

¿Crees que será posible lograr estos objetivos?

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas