Test drive

Test Mercedes-Benz A250 Sedán

La berlina de entrada a la marca destaca por diseño, propuesta tecnológica de vanguardia y el mismo lujo de siempre en Mercedes-Benz.

Test Mercedes-Benz A250 Sedán

La historia de la Clase A de Mercedes-Benz ha tenido de todo en estos 22 años de vida. Partió en 1997 con lo que podríamos definir como un craso error de interpretación de lo que la gente quería como auto premium chico (un monovolumen del segmento B), y ha derivado con aciertos a una familia grande, atractiva y comercialmente exitosa, con 87% de clientes nuevos para la marca y 70% de retención.

De patito feo a...

La generación lanzada en 2012 fue el punto de quiebre en esta historia, cuando la marca reemplazó el monovolumen (que se relanzó como Clase B) por un hermoso y atractivo hatchback  del segmento C, y luego lo rodeó de modelos distintos en formas pero similares en tamaño (CLA y GLA).

La generación 2016 no hizo otra cosa que llevar al modelo de entrada a un nivel superlativo, con un diseño evolucionado, una habitabilidad mejorada y con la implantación de lo mejor de la tecnología de seguridad y conectividad de la marca con el MBUX. Y algo más: la familia creció y mejoró con la llegada de un verdadero sedán, no esa apuesta sobre exigida llamada CLA. Y sabemos que, pese a la tendencia global por moverse hacia los SUV, los sedanes son necesarios en cualquier gama, sobre todo si es de Mercedes-Benz.

Un Clase C pequeño

La Clase A Sedán es uno de los ocho modelos compactos que la marca está introduciendo desde 2016, todos construidos sobre la plataforma MFA2 de tracción delantera pero con soporte para tracción total y varias opciones mecánicas.

punta a clientes más tradicionales que no caben o no les gustan los hatchbacks

Si bien comparte segmento con el nuevo CLA Coupé (que en realidad es un sedán), este modelo es más grande y apunta a clientes más tradicionales que no caben o no les gustan los hatchbacks, que encuentran feo o muy atrevido al CLA o que la Clase C le queda muy lejos en precio. Digamos, es el ingreso perfecto a la marca que le faltaba a Mercedes-Benz.

Sus medidas exteriores son las de un sedán del segmento C: 4.549 mm de largo, 1.796 mm de ancho, 1.451 mm de alto y 2.729 mm entre los ejes. Si lo comparamos con la Clase A hatch es 130 mm más largo y 6 mm más alto (ancho y distancia entre ejes son idénticos), mientras que frente a un CLA Coupé, es 140 mm más corto, 34 mm más angosto y levemente más alto. Las diferencias también se dan en la capacidad del baúl: 360 litros el A Hatch, 420 el A Sedán y 460 el CLA Coupé.

Diseño

Mercedes-Benz evoluciona su concepto “modern luxury” con el diseño del A Sedán, trayendo al segmento las curvas y superficies suaves que vemos en los modelos más grandes. La consigna acá es menos nervadura afilada y más sinuosidades, con dos elementos que han redefinido los nuevos sedanes de la marca: proporciones perfectas y una silueta estilizada. Diríamos que es un diseño moderno, pero muy atemporal, algo de lo que Mercedes-Benz sabe mucho.

Hay algo de la elegancia de la Clase C y algo de la deportividad del CLS, con dimensiones y proporciones optimizadas, con los tres cuerpos muy bien integrados uno con otro, dejando en claro que este modelo es mucho más que un Clase A Hatch con cola.

La consigna acá es menos nervadura afilada y más sinuosidades

El exterior luce deportivo y muy dinámico gracias a un capó bajo, faros LED muy finos, la gran estrella de la marca puesta al centro de la parrilla. En esta versión se suma el paquete estético AMG que incluye una parrilla con efecto diamantado, paragolpes específicos con splitter, llantas de 19” y una carrocería levemente rebajada, entre otros.

Lateralmente se destaca una silueta curva, baja y continua desde el capó hasta la cola, que resalta la gran distancia entre ejes y los voladizos cortos. En general las superficies son suaves y limpias, marcadas por una larga línea de carácter que va de rueda a rueda.

El look deportivo se cierra atrás con una doble salida escape, un paragolpes muy agresivo y una especie de spoiler sobre baúl.

Interior moderno y lujoso

El “modern luxury” realmente se aprecia en el interior del Clase A Sedán, que es calcado al que pudimos ver en el Hatch. Lo primero a destacar es la altísima calidad apreciada en materiales y terminaciones, con plásticos blandos y mucho elemento en piano black (que tiene pros y contras también) en las partes altas, mientras que los materiales más baratos, que se esconden en las zonas bajas, mantiene un buen tacto. Diría que se acerca mucho al Clase C y se distancia algunos kilómetros de otros sedanes premium de este segmento.

El tablero se ofrece con tres configuraciones dependiendo del tamaño de las pantallas, tanto la central como la de los marcadores. Nuestra unidad ofrece dos idénticas de 10,25", que le dan un look sin igual en el mercado de autos de alta gama.

se acerca mucho al Clase C y se distancia algunos kilómetros de otros sedanes premium de este segmento.

Por supuesto que incluye en sistema multimedia MBUX que se destaca por varias cosas: la gráfica sensacional de las pantallas, el manejo a través de touchpads, las múltiples capacidades de personalización, la facilidad de uso y la efectividad de los mandos por voz.

Por defecto, el instrumental nos muestra dos relojes de diseño análogo a cada lado, velocímetro y tacómetro, dejando al medio un espacio para configurar la información seleccionada. Pero como es una pantalla, todo se puede cambiar a placer, dejando, incluso, un gran mapa del navegador.

También se puede elegir el “ambiente” o color de fondo, la disposición de los elementos dentro de la pantalla y la intensidad de la luz.

La pantalla central también es configurable, y el menú principal ofrece todos los elementos normales de acceso (teléfono, audio, parámetros del auto, climatización, navegación y apps). Si bien cuenta con acceso a Apple CarPlay, sorprende que no haga lo mismo con Android Auto. Otro punto negativo es que si bien cuenta con cuatro puertos USB (dos adelante y dos atrás), son todos USB C.

Volviendo al diseño, el volante es el mismo que venimos viendo en todos los nuevos Mercedes, con comandos diferenciados para cada pantalla: los de la izquierda controlan el cluster digital configurable, los de la derecha el multimedia central. Cada uno cuenta con un touchpad pequeñito que facilita demasiado el uso. También cuenta en la consola central con un touchpad de mayor tamaño que controla todo, y que si bien cuesta acostumbrarse un rato a la sensibilidad, funciona más que bien, siendo uno de los sistemas más intuitivos y fáciles de manipular del mercado.

Asientos traseros

En materia de habitabilidad, el Clase A Sedán es un auto cómodo para cuatro personas, ya que una quinta irá incómoda sentada al medio por varias razones: cojín y respaldo es duro, túnel central alto y no hay espacio para los pies. El ancho interior no es bueno para tres personas una junta a otra, quedan apretados.

El acceso a las plazas traseras es estrecho y hay que agachar bastante la cabeza, o el riesgo de un golpe es real. El espacio para piernas es bueno y el respaldo va bastante inclinado, ofreciendo una buena plaza. Sin embargo, personas de más de 1.85 metros quedarán muy justos respecto del techo.

Andar firme pero gustoso

Nuestra versión A250 utiliza el conocido motor de cuatro cilindros turbo, 2.0 litros, que eroga 224 CV y 350 Nm de torque (desde las 1.800 rpm), asociado a una caja de doble embrague y siete cambios, que como decíamos antes, mandar la fuerza al eje delantero.

Este motor es excepcionalmente ágil y muy pujante, incluso cuando se pone el modo de manejo en Comfort (también hay modos Eco, Sport e Individual). La respuesta es progresiva pero inmediata cuando se toca el acelerador, y el motor responde con un funcionamiento suave y silencioso.

La caja tiene mucho que ver en esto, ya que los pasos de cambio son rápidos y están bien escalados, y son prácticamente imperceptibles, lo que mejora la sensación de confort. Por supuesto que esta versión ofrece levas detrás del volante que permiten disfrutar más de la conducción en, por ejemplo, caminos de curvas.

tenemos una suspensión firme pero nada áspera ni dura.

Un dato más: no podemos dar con certeza el consumo real de este modelo porque se comportó muy diferente de un día a otro, y con un tipo de conducción y con otro. Un día cerramos con una media de 12 L/100 km, aunque anduvimos algo acelerados; el día siguiente promediamos 10,6 L/100 km con el pie bastante más ligero. La media de toda la prueba fue de 10,1 L/100km, lo que nos lleva a pensar que por ahí está la realidad.

Respecto del chasis, tenemos una suspensión firme pero nada áspera ni dura. Transmite una buena sensación de aplomo cuando se le apura, con mucha agilidad en curva, una sensación clara de que el centro de gravedad está bajo y que el auto tiene mucho agarre dinámico. Hay poco rolido y cabeceos, pero tampoco golpea en lomos de burro o baches, y sobre pavimentos malos aísla más que bien el habitáculo, sin transmitir asperezas. Eso sí, hay que cuidar las partes bajas porque una cuneta un poco alta causará daños en las puntas.

Conclusiones

Si haber sido nunca un fanático de Mercedes-Benz, los últimos modelos me van cautivando por sus líneas exteriores fantásticas, si interior elegante y bien construido, por su sistema multimedia MBUX y por su dinámica conductiva.

Por supuesto que es un sedán de entrada a Mercedes-Benz, es decir que tiene su precio y por lo mismo, hay mucho que exigirle. Pero la marca responde con todo, siendo muy amigable a cualquier paladar. ¿Es la mejor propuesta posible dentro de los sedanes de este segmento? Eso lo decidías vos, nosotros te ayudamos a tomar la decición con nuestros Test Drive y herramientas como el Comparador de Autocosmos

 

Marcelo Palomino recomienda